La contingencia de jubilación en los diferentes Sistemas Públicos de Pensiones

Desde el Instituto Santalucía te presentamos una vista general de las condiciones de elegibilidad, la cuantía y/o límites y la compatibilidad de los sistemas públicos de pensiones en materia de jubilación.

/ 10 julio, 2017
0
comentarios

La contingencia de jubilación es la más importante de las cubiertas en todos los sistemas de pensiones existentes. Dicha contingencia (junto al “seguro médico”) es la que dio nacimiento a los sistemas de Seguridad Social en todas las potencias industriales de finales del S. XIX y principios del XX en Europa.

La cobertura de jubilación trata de proteger el nivel de vida de aquellos trabajadores y sus familias que llegan a una cierta edad en la que el trabajo es desaconsejable por ser poco productivo y/u oneroso en términos físicos para el trabajador.

Comenzaremos explicando el modelo de Europa Sur, dentro del cual se encuentra España. En los países que componen este modelo, la Seguridad Social tiene una larga trayectoria. Tras él, explicaremos otros 5 modelos, dentro de los cuales se engloban los principales países.

Modelo de Europa Sur

En este modelo se describen los casos de España, Italia y Portugal.

Beneficiarios: se exigen lo que se denomina periodos de carencia. Es decir, periodos mínimos de cotización de 15 o 20 años. La edad de referencia se sitúa alrededor de los 66 años, avanzando a los 67. Se dan incluso fórmulas de retraso adicional de la edad de jubilación en base al avance de la esperanza de vida. Existe la posibilidad de jubilación anticipada con un mínimo de 2 años y premios a la jubilación  posterior a la edad legal.

Cuantía y límites: la pensión se obtiene a partir de una base reguladora basada en un periodo de cómputo que está evolucionando hacia toda la vida laboral, se tiene en cuenta la carrera de cotización completa para el reconocimiento de puntos de pensión sobre dicha base reguladora e incluye complementos por situación familiar. Existen máximos y mínimos y se aplica un ajuste por avances en la esperanza de vida (factor de sostenibilidad). Si no se ha cotizado los años que marca el periodo de carencia, existen pensiones no contributivas. En referencia a la actualización de las pensiones, la misma se da en función del IPC, el crecimiento del PIB, o un índice de sostenibilidad. Las tasas de sustitución se sitúan en una media del 75%, siendo más elevadas que en los modelos anteriores y puede aumentar para las rentas más bajas.

Compatibilidad: las pensiones públicas de jubilación son, por lo general, compatibles con ingresos laborales por cuenta ajena o propia a cambio de reducciones en aquellas de diversa entidad. En estos modelos, se da la compatibilidad entre las pensiones de dependencia y viudedad y, se da incompatibilidad con las pensiones de incapacidad.

Modelo anglosajón

Beneficiarios: se exigen periodos mínimos de cotización. La edad de referencia es alrededor de los 66 años. Además, el modelo anglosajón dispone de la posibilidad de jubilarse de manera anticipada, aunque con penalizaciones.

Cuantía y límites: la actualización se lleva a cabo en base al IPC, los salarios, una mezcla de ambos o un mínimo fijo. A su vez, estos países cuentan con tasas de sustitución que se complementan con sistemas de capitalización.

Compatibilidad: existe una amplia compatibilidad de la pensión pública con los ingresos laborales.

Modelo de Europa Central

Beneficiarios: en este modelo se exigen periodos de cotización mínimo. Y, para poder alcanzar la pensión completa, se exigen largas carreras de cotización. La edad de referencia está en los 67 años, o algo por encima de los 65. También existe posibilidad de jubilación anticipada con una penalización en la pensión.

Cuantía y límites: las pensiones se obtienen a partir de una base reguladora. No tienen en cuenta ni el patrimonio ni los restantes ingresos del pensionista. Las pensiones se actualizan anualmente en función a la evolución de los salarios y la inflación (IPC), o una combinación de los dos.

Compatibilidad: para aquellos que se jubilen a la edad legal de jubilación o posterior existe una amplia compatibilidad de los ingresos laborales y la pensión pública.

Modelo nórdico

Beneficiarios: deben haber cumplido la edad legal, algo por encima de los 65 años. Existen limitaciones a la jubilación anticipada, e incentivos al retraso de la misma.

Cuantía y límites: actualización de las cuantías con el IPC o la evolución de los salarios. Existen límites mínimos y máximos en la pensión básica, que también puede complementarse con una prestación asistencial.

Compatibilidad: incompatibles con las pensiones de incapacidad y supervivencia. Y, compatibles con los ingresos laborales y las pensiones de dependencia. Además, la pensión básica puede recortarse.

Modelo de los países emergentes

Beneficiarios: periodos mínimos de cotización entre 15 y 20 años, siendo la edad de jubilación entre 60 y 65 años.

Cuantía y límites: se obtiene el monto de la pensión de jubilación a partir de una base reguladora, basado en el salario medio, y en función de la carrera de cotización. La pensión se actualiza anualmente en función al IPC. Siendo, a su vez, elevada la tasa de sustitución en estos países.

Compatibilidad: por lo general, compatibles con ingresos laborales y con las de supervivencia. Pero, incompatibles con las de incapacidad y dependencia. También cabe mencionar que dichos países las pensiones básicas son incompatibles con los ingresos laborales.

Modelo de Asia

Beneficiarios: periodos mínimos de cotización entre 15 y 20 años, siendo la edad de jubilación entre 60 y 65 años.

Cuantía y límites: pensiones de jubilación básica y complementarias, obtenidas, estas últimas, a partir de una base reguladora. Se actualizan de modo anual en relación al IPC o los salarios, sin embargo, no se actualizan en aquellos países en los que se causan a partir de fondos de capitalización.

Compatibilidad: son, por regla general, compatibles con los ingresos laborales, aunque rara vez con las pensiones de supervivencia y totalmente incompatibles con las pensiones de incapacidad.

Informe Pensiones en transición

Desde el Instituto Santalucía apostamos por ampliar nuestro compromiso informativo en materia de pensiones, arrojando luz sobre los sistemas que existen en el mundo. Si quieres conocer más sobre los diferentes modelos de sistemas de pensiones, puedes acceder de forma gratuita al informe completo “Pensiones en transición” haciendo clic aquí

Enlaces relacionados

Desde el Instituto Santalucía te presentamos una vista general de las condiciones de elegibilidad, la cuantía y/o límites y la compatibilidad de los sistemas públicos de pensiones en materia de jubilación.

Comentarios

Desde el Instituto Santalucía te presentamos una vista general de las condiciones de elegibilidad, la cuantía y/o límites y la compatibilidad de los sistemas públicos de pensiones en materia de jubilación.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo último

Desde el Instituto Santalucía te presentamos una vista general de las condiciones de elegibilidad, la cuantía y/o límites y la compatibilidad de los sistemas públicos de pensiones en materia de jubilación.

Conocer cuál va a ser mi Pensión
/
Un estudio de INVERCO revela que el 90% de los españoles cree que planificaría mejor su jubilación si conociese la pensión pública estimada y el 95% cree que es un derecho del trabajador.
autonomos-deducibilidad-gastos-suministros-manutencion
/
Los suministros se podrán deducir según un porcentaje objetivo, aunque se permite que se pruebe otro porcentaje. Los gastos de manutención serán deducibles siempre que se produzcan en establecimientos de restauración y se abonen utilizando medios electrónicos de pago.