¿Qué diferencia hay entre una póliza y un certificado de seguro de vida?

/ 7 julio, 2017
3 min
0
comentarios

La póliza de seguro es el documento que recoge el contrato firmado entre la entidad aseguradora y el tomador del seguro, donde se establecen los derechos y obligaciones de ambos en relación al seguro, así como las características del mismo. Podría decirse que la póliza de seguro es el contrato en sí.

El certificado de seguro es el documento que se entrega al asegurado de una póliza de seguro colectiva, en la que el tomador es una persona jurídica y los asegurados son un grupo de personas a las que les une una relación común con dicho tomador (por ejemplo, una empresa y sus trabajadores).

Dicho certificado de seguro se entrega a cada asegurado para que dispongan de un documento en el que se replican las características que cubre la póliza de seguro a la que pertenecen y que acredita su pertenencia al colectivo de asegurados y le concede todos los derechos derivados de la póliza colectiva.

Si quieres saber más sobre el seguro de vida, puedes acceder a nuestra guía “50 preguntas clave sobre el seguro de vida” haciendo clic aquí

Enlaces relacionados

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Le recordamos que datos sensibles como los datos de salud no deben ser incluidos en el formulario previsto en la página web.

Lo último

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

/
La principal ventaja de suscribir un convenio de estas características es que los años dedicados al cuidado de la persona dependiente, a menudo del entorno familiar, se integran en la vida laboral.
Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

/
Los jóvenes españoles ganan menos ahora que hace una década. La crisis les ha afectado y, tanto los que tienen una formación baja como los formados en estudios superiores, ingresan menos que los que tenían su edad hace diez años.