‘El riesgo y yo’: la necesidad de hacer conscientes del riesgo a los jóvenes

El objetivo de esta iniciativa es hacer a los jóvenes conscientes de los riesgos a los que se encuentran expuestos en su día a día, así como familiarizarles con las herramientas que existen para evitar sus efectos adversos.

Una treintena de aseguradoras han participado en la segunda edición del programa educativo ‘El riesgo y yo’, organizado por la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA) y la Fundación Junior Achievement.  Esta iniciativa de educación financiera, que se encuadra dentro del plan divulgativo de UNESPA ‘Estamos Seguros’, responde al continuo deseo del sector asegurador de comunicarse mejor con la sociedad y refuerza su compromiso con la educación y desarrollo personal de los más jóvenes.

El programa se basa en la metodología ‘Aprender Haciendo’ de la Fundación Junior Achievement y combina contenidos divulgativos y actividades prácticas. Todo ello gira en torno al objetivo de hacer a los jóvenes conscientes de los riesgos a los que se encuentran expuestos en su día a día, así como familiarizarles con las herramientas que existen para evitar sus efectos adversos. Además, el programa trabaja de manera especial la adquisición de habilidades para que los estudiantes aprendan a prevenir el riesgo y gestionarlo en situaciones cotidianas. La Fundación Junior Achievement es una de las organizaciones internacionales sin ánimo de lucro más grandes del mundo en educación emprendedora, educación financiera y orientación laboral. Desarrolla programas en más de 120 países beneficiando a más de 10,5 millones de jóvenes cada año.

Más de 2.700 estudiantes han participado

Con esta iniciativa, UNESPA, Asociación Empresarial del Seguro, quiere contribuir al aprendizaje de herramientas que ayuden a los jóvenes a tomar decisiones de forma prudente y acertada, además de formarse como ciudadanos socialmente responsables. La iniciativa se enmarca dentro del programa Estamos Seguros, cuyo objetivo es acercar a la ciudadanía el papel que desempeña la actividad del seguro en la sociedad.

En esta edición, el programa de educación financiera ha contado con la participación de 182 voluntarios provenientes de 30 aseguradoras. Estos profesionales han impartido 117 programas formativos a 2.700 estudiantes de 15 a 17 años (4ª ESO y Bachillerato) en centros educativos de 23 ciudades españolas. Las charlas se han impartido a lo largo del tercer trimestre del calendario escolar.

Uno de estos voluntarios fue nuestro director del Instituto santalucía, José Manuel Jiménez, que a lo largo de cuatro sesiones intentó explicar a los alumnos de cuarto de la ESO de un instituto madrileño, cómo afecta el riesgo en nuestras vidas y cómo poder gestionarlo y mitigarlo.

Para José Manuel: ”Esta experiencia ha sido muy rica y positiva. Nuestros jóvenes necesitan formación en aspectos muy generales de la educación financiera. Poder estar cerca de los profesionales del futuro me ha permitido en primer lugar conocer mejor su forma de pensar y en segundo lugar ayudarles a entender la importancia de la gestión del riesgo. Por supuesto, no me perderé la siguiente edición“

Enlaces relacionados

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Le recordamos que datos sensibles como los datos de salud no deben ser incluidos en el formulario previsto en la página web.

Lo último

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

/
La principal ventaja de suscribir un convenio de estas características es que los años dedicados al cuidado de la persona dependiente, a menudo del entorno familiar, se integran en la vida laboral.
Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

/
Los jóvenes españoles ganan menos ahora que hace una década. La crisis les ha afectado y, tanto los que tienen una formación baja como los formados en estudios superiores, ingresan menos que los que tenían su edad hace diez años.