El seguro de vida como un producto de previsión para el futuro

El seguro de vida como un producto de previsión para el futuro

UNESPA disecciona en su informe anual la importancia creciente que el seguro de vida tiene en la previsión de futuro y en el ahorro.

La Asociación Empresarial de Seguros (UNESPA) ha presentado el Informe Estamos Seguros, donde relata qué hace el seguro por la sociedad ejercicio tras ejercicio. Dentro de los distintos aspectos que aborda este informe, nos vamos a centrar en aquellos que abordan temas del interés del Instituto santalucía, en este caso, la importancia que tiene el seguro de vida en el ahorro y la previsión. En diferentes artículos iremos desgranando un resumen de lo fundamental del informe, pues arroja datos muy interesantes para comprender mejor qué es, qué tipos hay y qué beneficios proporcionan los seguros de vida.

Como indica UNESPA en su informe, el seguro de vida es, esencialmente, “un producto de previsión para el futuro”. Esta previsión puede realizarse en dos vertientes básicas: previsión ligada a sucesos inesperados de la vida humana que puedan suponer graves problemas económicos, entre los cuales el fundamental es el fallecimiento; y previsión ligada a la constitución de masas de ahorro que permitan disfrutar de un nivel de vida igual o parecido en el futuro, cuando la capacidad de generar ingresos sea menor o las necesidades mayores. De este modo, como se muestra en el informe presentado por UNESPA, el seguro de vida instrumenta esquemas que prevén riesgos y acumulan ahorro para su disfrute futuro.

Si se centra la atención en el ahorro, si bien los instrumentos del seguro español están especialmente centrados en la garantía de rentabilidad, la principal característica que se puede afirmar del seguro de vida es, según el informe, su variedad. Se ha desarrollado una multiplicidad de soluciones distintas que vienen a responder a la correspondiente variedad de necesidades de los ahorradores.

En el ámbito individual podemos encontrar los planes de previsión de asegurados, seguros de capital garantizado, rentas temporales y vitalicias, planes individuales de ahorro sistemático o PIAS, seguros individuales de ahorro a largo plazo o SIALP y seguros en los que el cliente asume el riesgo de la inversión (unit linked).

Por último, en el ámbito de las empresas los productos que presentan a sus clientes son planes de previsión social empresarial o PPSE, seguros colectivos de instrumentación de compromisos por pensiones, seguros garantizados, unit-linked y otros seguros colectivos.

El seguro de vida como fórmula de ahorro

El informe también aborda una descripción de los distintos tipos de seguros de vida como fórmula de ahorro:

  • En el ámbito individual, esto es, los seguros que adquieren los ahorradores para sí y por su propia decisión, las fórmulas de ahorro son:
    1. Planes de Previsión Asegurados (PPA): seguros de vida en los que no es posible disponer del ahorro acumulado, salvo en circunstancias excepcionales (enfermedad grave o desempleo de larga duración) hasta la jubilación. A diferencia de los planes de pensiones, tienen que garantizar a vencimiento la recuperación del 100% del dinero invertido en el producto pase lo que pase con los mercados financieros (no puede dar lugar a pérdidas si se cobra en el momento de la jubilación). Se puede movilizar en cualquier momento a otro PPA o a un plan de pensiones individual y viceversa.
    2. Seguros de capital garantizado: son seguros en los que el dinero invertido más la rentabilidad garantizada se cobrarán en un solo pago en una fecha determinada, que no tiene por qué coincidir con la jubilación. Los hay sin participación en beneficios (garantizan la devolución del capital invertido más una rentabilidad garantizada) o con participación en beneficios (garantizan la devolución del capital invertido más una rentabilidad fija mínima y una rentabilidad variable que dependerá de la evolución de determinadas inversiones). En ningún caso se pueden tener pérdidas con estos productos si se cobran cuando finaliza el producto.
    3. Rentas temporales y vitalicias: son también seguros con rentabilidad garantizada, si bien en este caso se cobran en forma de renta, bien sea temporal (la renta se cobra durante un período determinado) o vitalicia (la renta se cobra mientras vive el asegurado). Existen incentivos fiscales muy beneficiosos vinculados a que las personas de 65 años o más reinviertan el dinero obtenido por la venta de algún bien de su patrimonio (una segunda vivienda, acciones, fondos de inversión…) en una renta vitalicia, que percibirán mes a mes hasta que fallezcan. Vivan lo que vivan.
    4. Planes Individuales de Ahorro Sistemático o PIAS: seguros de ahorro en los que la rentabilidad queda exenta de pagar impuestos si se mantienen durante más de cinco años y se perciben en forma de renta vitalicia. Hay dos modalidades: garantizada (100% garantía a la finalización) o Unit Linked (sin garantía, seguros en los que el cliente asume todo el riesgo de la inversión). Si se dispone del ahorro acumulado antes de los cinco años se pierde la ventaja fiscal asociada al mismo.
    5. Seguros Individuales de Ahorro a Largo plazo o SIALP: son seguros de ahorro con cobro en forma de capital en los que la rentabilidad queda exenta de pagar impuestos si se mantienen durante más de cinco años. Tienen que garantizar que a la finalización del producto al menos se recuperará el 85% del dinero invertido, aunque hay modalidades que pueden garantizar más. Se puede disponer del dinero antes de los cinco años pero en ese caso se pierde la ventaja fiscal asociada al mismo.
    6. Seguros en los que el cliente asume el riesgo de la inversión (unit linked): Son seguros de ahorro que invierten en fondos de inversión o cestas de activos, con posibilidad de ir cambiando estas inversiones cada cierto tiempo sin tener que pagar impuestos con cada cambio. Con estos productos se puede llegar a perder todo o parte del capital invertido, si bien las expectativas de rentabilidad también pueden ser mayores que las de otros productos garantizados.
  • En el ámbito de las empresas también existe una variedad de productos de ahorro que éstas le pueden ofrecer a sus trabajadores:
    1. Planes de Previsión Social Empresarial o PPSE: similares a los PPA pero en el ámbito colectivo.
    2. Seguros colectivos de instrumentación de compromisos por pensiones: se pueden cobrar en forma de capital o de renta temporal o vitalicia.
    3. Seguros garantizados.
    4. Unit-Linked.
    5. Otros seguros colectivos no ligados a la instrumentación de compromisos por pensiones.

Enlaces relacionados

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Le recordamos que datos sensibles como los datos de salud no deben ser incluidos en el formulario previsto en la página web.

Lo último

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

Se registran 40.076 convenios especiales de cuidadores no profesionales

/
La principal ventaja de suscribir un convenio de estas características es que los años dedicados al cuidado de la persona dependiente, a menudo del entorno familiar, se integran en la vida laboral.
Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

Los millennials ganan menos que los jóvenes de hace una década

/
Los jóvenes españoles ganan menos ahora que hace una década. La crisis les ha afectado y, tanto los que tienen una formación baja como los formados en estudios superiores, ingresan menos que los que tenían su edad hace diez años.