La Silver Economy y la necesidad de ahorrar para disfrutar la jubilación

Deberemos ahorrar pensando en que viviremos más tiempo, afirma José Manuel Jiménez Rodríguez, director del Instituto Santalucía, en una entrevista publicada en el informe monográfico de Ardan2020: La Silver Economy en Galicia, publicado por la Zona Franca de Vigo.

  3 min|
Silver Economy Jubilación

El aumento de la esperanza de vida es uno de los principales retos a los que se enfrenta en las próximas décadas el país ante el cambio demográfico. El envejecimiento de la población por la mayor longevidad y la llegada la jubilación de la generación del babyboom junto a la baja tasa de natalidad ponen en una situación insostenible al sistema de pensiones público de nuestro país. En la actualidad, el 19% de la población española es mayor de 65 años y dentro de tres lustros ese porcentaje se elevará hasta el 25%, según el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Ante esta situación, y para mantener nuestro nivel de vida durante las dos décadas de jubilación que se vislumbran en lo que se llama la Silver Economy (conjunto de actividades económicas dirigidas a satisfacer las necesidades de los mayores), se hace necesario prolongar la etapa activa y ahorrar, tal y como recomienda José Manuel Jiménez Rodríguez, director del Instituto Santalucía, en una entrevista publicada en un estudio monográfico sobre la Silver Economy en Galicia del Informe Ardan2020, elaborado por la Zona Franca de Vigo.

“El futuro pasa por vivir más y mejor, formémonos constantemente para poder adaptarnos a los cambios, pensemos que tendremos que trabajar más tiempo y estaremos más tiempo jubilados. Para ese momento se debería buscar un asesoramiento adecuado para ver qué ahorro sería el necesario y buscar soluciones integrales, en servicios y productos para patrimonio global, sin olvidarnos de que los últimos años de nuestra vida tendremos que vivir dependientes”, señala Jiménez Rodríguez.

De hecho, en el informe “La dependencia en España. Una contingencia del siglo XXI”, elaborado por la consultora Analistas Financieros Internacionales (AFI) y el Instituto Santalucía, se revela que en una década habrá en nuestro país más de medio millón de mayores de 65 años con dependencia de grado III, la más severa. Es decir, casi el 5% de la población de ese grupo de edad. El coste que supone abordar esta situación se sitúa en 20.000 euros anuales, una cifra muy superior a lo que se percibe de media de pensión pública.

“Debemos concienciarnos desde edades jóvenes de que nuestras etapas en la vida tienen que cambiar, estaremos formándonos constantemente, adaptándonos a cambios frecuentes y deberemos ahorrar pensando en que viviremos más tiempo”, señala el director del Instituto Santalucía.

Las consecuencias del envejecimiento de la población

Entre las conclusiones del monográfico sobre la Silver Economy en Galicia se señala que ante el envejecimiento de la población se “va a ocasionar un mayor gasto público en sanidad y pensiones, lo que requerirá reformas en los sistemas fiscales y de pensiones para garantizar unos recursos monetarios a los mayores, así como una provisión mínima de bienes y servicios. Referido estrictamente a la Silver Economy, los retos del Estado pasan por la adaptación de las infraestructuras y la elaboración de una normativa que permita desarrollar a las empresas todas sus potencialidades en la Silver Economy”.

“Como futuro miembro de la Silver Economy”, señala Jiménez Rodríguez en la citada entrevista, “me gustaría que me asesoraran para maximizar mis ahorros sabiendo que viviré más tiempo y que los últimos años de mi vida seguramente seré dependiente. Me gustaría que analizaran todo mi patrimonio y que buscaran soluciones a la monetización de mi vivienda”, como es la hipoteca inversa.

Actualmente, más de dos terceras partes del ahorro de los españoles está invertido en activos ilíquidos, mayoritariamente en viviendas. Hoy, aproximadamente un 90% de los mayores tiene una vivienda en propiedad, pero las estructuras familiares están cambiando, “y en un futuro el asesoramiento financiero deberá hacerse de una forma global, teniendo en cuenta toda la riqueza de la persona mayor, y buscando las necesidades que tendrá a lo largo de sus años de júbilo. Este asesoramiento tendrá en cuenta las posibles necesidades de asistencia en caso de dependencia y buscará fórmulas de hacer líquido su patrimonio inmobiliario, manteniendo a la vez sus preferencias de residencia. Se deberán buscar soluciones globales de servicios y productos financieros aprovechando al máximo todo el patrimonio líquido y no líquido, y teniendo en cuenta toda la esperanza de vida de la persona”, recalca el director del Instituto Santalucía.

A continuación, puedes leer el informe completo sobre la Silver Economy en Galicia Ardan2020.

Comentarios

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Le recordamos que datos sensibles como los datos de salud no deben ser incluidos en el formulario previsto en la página web.