Diferencias entre la jubilación anticipada voluntaria e involuntaria

2'

Jubilarse de forma anticipada no siempre es por decisión propia. Para retirarse de la vida laboral antes de tiempo y cobrar la pensión correspondiente a los años que hayamos cotizado existen una serie de requisitos. Pero éstos cambian en función de si el motivo por el que nos jubilamos a una edad más temprana es forzoso o voluntario.

Jubilación anticipada voluntaria

La jubilación anticipada voluntaria nos permite retirarnos hasta dos años antes de la edad estipulada (que es de 65 años y seis meses en 2018 y será de 67 años en 2027).  Además, deberemos haber cotizado, al menos, 35 años y que la pensión resultante al aplicar los coeficientes reductores por adelantar de la jubilación supere la pensión mínima. Respecto al importe que recibiremos, se reducirá alrededor de entre un 6,5% y un 8%. Todos aquellos que estén afiliados a la Seguridad Social podrán disfrutar de un retiro antes de tiempo, incluidos los autónomos.

Jubilación anticipada involuntaria

La jubilación anticipada forzosa o involuntaria debe venir de la mano de una reestructuración empresarial. Las causas por las que podremos optar a la jubilación anticipada son variadas. Las principales son: un despido colectivo por causas económicas (ERE), la extinción del contrato por resolución judicial o una discapacidad.

La diferencia respecto a la jubilación anticipada voluntaria está en que, al ser forzosa, podremos optar hasta cuatro años antes a retirarnos. Además, deberemos haber cotizado a la Seguridad Social como mínimo 33 años. Sin embargo, en este caso, los autónomos no pueden acogerse a este tipo de jubilación. La pensión también se reduce, entre un 6,5% y un 7,5%.

ISL News

Suscríbete a nuestra newsletter

Sé el primero en descubrir todas las novedades sobre jubilación, pensiones, educación financiera y cuarta edad.

Newsletter
Te ayudamos a resolver tus dudas

¿En qué podemos ayudarte?

Algunos temas que te pueden interesar